top of page

¿Quiénes son los buitres que quieren aumentar más la luz?


I. Introducción


En la batalla legal del procedimiento de quiebra de la AEE, se ha hablado de bonistas de una forma genérica, rara vez especificando quiénes son los actores detrás de este grupo. Se presume que las personas dueñas de estos bonos que ahora exigen el mayor pago posible son los acreedores originales o personas de a pie que nos prestaron dinero que debemos devolver. Este informe desmiente esta presunción. Demuestra que realmente la mayoría de los bonistas de la AEE no son nuestros acreedores originales sino empresas enormes con cuestionables prácticas de negocios. Se trata de firmas globales que se especializan en comprar deuda a descuento para asegurar ganancias multimillonarias, capitalizando de crisis económicas, sociales, ambientales y de salud.


II. ¿Qué es un fondo buitre?


El término ‘fondo buitre’ se refiere a empresas de inversión financiera valoradas en miles de millones que se aprovechan de la vulnerabilidad de países y corporaciones en crisis económicas y severamente endeudadas. Los fondos buitre se especializan en comprar bonos –y otros tipos de deuda– en momentos donde el país o empresa está en crisis financiera o quiebra, a un porcentaje muy inferior al del valor original de esos bonos, aprovechando que los acreedores originales están ansiosos de vender buscando recuperar algo de su inversión original y reducir al máximo sus pérdidas.


Luego de comprar los bonos muy por debajo del valor original, los fondos buitre se insertan y obstruyen el proceso de quiebra porque tienen de aliados enormes bufetes de abogados y el capital necesario para cubrir los gastos legales y forzar legalmente al deudor a pagar. Exigen como si fueran los acreedores originales que se les pague el 100% del valor original de esos bonos que ahora poseen o recompensados al mayor precio posible. De esta forma logran en muchos casos triplicar sus ganancias sin importar de dónde salga el dinero ni el impacto humano negativo que en el caso de países en quiebra donde llegan a exigir el imponer nuevos impuestos o recortes severos en el gasto público.


El nombre es una metáfora que identifica a estos inversores de estos fondos con los buitres al sobrevolar pacientemente, esperando para lanzarse sobre los restos de una compañía o país que se debilita rápidamente. El modelo de negocio de los fondos buitres es uno de pura especulación e inversión agresiva: se aprovechan de situaciones de crisis para invertir en bonos de poco valor y luego sacar las mayores ganancias posibles. Han implementado este modelo con la deuda pública de muchos países en crisis, como Grecia y Argentina, pero también lo han hecho en Puerto Rico, tanto durante la quiebra del gobierno central como con la deuda de corporaciones públicas, como la Autoridad de Energía Eléctrica de Puerto Rico.


Como veremos en este informe, en el caso de Puerto Rico, pese a que existe suficiente información sobre el crítico estado del sistema eléctrico, los altos costos energéticos y el impacto que más aumentos crearía con el cierre de negocios, insisten en más aumentos a la luz y recortes de pensiones sólo pensando en maximizar sus ganancias. También veremos sus prácticas en otros países dónde además de comprar deudas de empresas, municipios, y países en quiebra, los buitre también tienen unas prácticas de negocio (tanto a nivel interno, en sus propias compañías, como a nivel externo, en las industrias que invierten) sumamente cuestionables, por no decir dañinas. Suplen miles de millones de dólares a empresas petroleras que aceleran el calentamiento global, demuestran prácticas monopolísticas y anticompetitivas, fueron agentes de la crisis epidemia de opioides, han aumentado la tasa de desahucios en varias ciudades, entre otros lamentables hechos.


III. Guerra de Buitres: Estatus del proceso de quiebra de la AEE:


Por primera vez desde la aprobación de PROMESA, la Junta de Control Fiscal busca confirmar su Plan de Ajuste de Deuda (PAD) para reestructurar los bonos de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) sin un acuerdo con la mayoría de los bonistas tenedores de esta deuda. En agosto de 2023 la Junta sometió una tercera versión a su PAD, que recorta la deuda en bonos de la AEE de $8.4 mil millones a $2.3 mil millones (un recorte de 72%), pero aún con ese recorte a la deuda, dicho plan de pago sigue descansando en tres nuevos cargos en la factura de la luz por 35 años o más.


Luego de la radicación de esta 3er versión del PAD-AEE, hay dos facciones entre los fondos buitres velando por sus intereses. Por un lado están los Miembros Mayoritarios del Grupo Ad Hoc de la AEE de (Majority Member PREPA Ad Hoc Group), fondos buitre que incluyen a BlackRock como uno de sus portavoces, el más grande fondo de inversión del mundo, que decidieron respaldar el nuevo PAD de la Junta. Si se aprueba la actual propuesta de PAD, este grupo se llevará cientos de millones en nuevos bonos y otros cientos de millones en comisiones y efectivo para cubrir o reembolsar sus gastos de asesores legales. Sobre un análisis del PAD actual revisa nuestro informe anterior.


Por otro lado, está el nuevo Grupo Ad Hoc de la AEE (PREPA Ad Hoc Group), comité que se anunció en septiembre de este año y que se opone al nuevo PAD porque quieren mayores ganancias. Estos alegan que la AEE puede pagar más de lo que estima la Junta, y que el Plan actual discrimina contra ellos, favoreciendo las negociaciones privadas que la Junta tuvo con el grupo que apoya el PAD.


Este grupo también está evaluando la posibilidad de apelar la decisión de la Jueza Swain de junio que redujo considerablemente el valor de sus bonos y que da base al recorte propuesto a su deuda por la Junta. De este grupo prevalecer en el Tribunal del Primer Circuito, estarían buscando el pago del 100% del valor original de los bonos o un pago mucho mayor de su deuda que la propuesta por la Junta y que implicaría también mayores aumentos a la luz.


Ninguno de los dos grupos, ni los que apoyan el PAD actual ni los que se oponen a este, representan los mejores intereses del pueblo de Puerto Rico: ambos quieren aumentar la tarifa de luz y recortar pensiones, sin importarle que el sistema eléctrico se siga deteriorando. La próxima vista judicial del PAD es el 14 de noviembre donde veremos la guerra que hay entre ambos grupos por quién logra más ganancias a costa de sufrimientos para los residentes de Puerto Rico. Varios estudios han indicado que ya pagamos una de las tarifas de luz más altas en todos los Estados Unidos y que cualquier aumento como los contemplados tanto en el PAD actual como en las versiones anteriores tendrá el efecto de mayores costos de vida, la quiebra masiva de negocios, cierre de industrias y desempleo.


IV. Los principales bonistas en la quiebra de la AEE:


Más del 60% de la deuda en bonos que se está negociando está en manos de fondos de cobertura o fondos buitres de Wall Street.


Desde el 2014, año en que la AEE comienza a tener problemas para pagar sus deudas, hasta agosto de 2023, los bonistas de la AEE estaban organizados bajo un solo comité que se llamaba “Grupo Ad Hoc de Bonistas de la AEE” y contaba con la representación legal del bufete Kramer Levin Naftalis & Frankel LLP. Este grupo se opuso activamente al primer plan de ajuste y llegó a plantear con sus peritos que la AEE podría pagar el 100% o más de la deuda y el pueblo de Puerto Rico soportar más aumentos a la luz que los propuestos por la Junta en el plan anterior y que podrían representar hasta un 30% más en la factura.


A partir de la división causada por la radicación del 3er PAD-AEE, el grupo 'Miembros Mayoritarios' ha tenido como representantes legales a dos bufetes, Paul, Weiss LLP y Toro, Colón, Mullet PSC. Por su parte, el segundo comité con nuevos integrantes tiene como abogados a Dechert LLP y Monserrate, Simonet & Gierbolini. Las siguientes tablas muestran los miembros de ambos grupos junto con sus inversiones en bonos de la AEE, según sus últimos informes financieros.


Ambos grupos poseen $5.2 mil millones en bonos de la AEE, esto es, el 63% de los bonos en circulación de la AEE.


Además de estos dos grupos hay otro fondo buitre muy activo que también se opone al nuevo PAD, GoldenTree, quienes solicitaron al tribunal que la AEE sea puesta en sindicatura y han expresado en el tribunal su intención de apelar las dos decisiones de la jueza Swain en el Tribunal del Primer Circuito de Apelaciones de Boston.


Es importante destacar que casi todos estos bonistas compraron la deuda de la AEE después de que la Junta presentó la quiebra y luego del paso del huracán María por Puerto Rico en el 2017, es decir, aprovecharon momentos de crisis cuando los bonos estaban valorados muy por debajo del precio de su emisión. Cinco de las firmas de los Miembros Mayoritarios del Grupo Ad Hoc de la AEE, que incluyen a fondos famosos internacionalmente como BlackRock, Invesco, Nuveen Asset Management, Taconic Capital y Whitebox Advisors, comenzaron a informar al tribunal sus inversiones en bonos de la AEE a partir de finales de 2018 y durante el 2019, cuando ya la AEE estaba en quiebra y la infraestructura energética del país estaba en pleno deterioro.


Una revisión de los precios de los bonos de la AEE en la base de datos del Electronic Municipal Market Access (EMMA), donde quedan registradas todas las compraventas de bonos en el mercado municipal de Estados Unidos, demuestra que para ese periodo, antes de que comenzara la pandemia del COVID-19, los precios estaban, en promedio, en 76 centavos por cada dólar. Este detalle explica entonces la insistencia de estos fondos buitre de rechazar la oferta anterior de la Junta y de aumentar aún más la factura de la luz. Documentos de mediación publicados en septiembre de 2022, y analizados en otro de nuestros informes, muestran que los fondos buitre exigían una recuperación mínima de 78.4%, mientras que la oferta máxima de la Junta fue de 73.9% o 73.9 centavos es decir, por debajo del precio promedio al que invirtieron los fondos buitre.


Fuente: Electronic Municipal Market Access:


Algunas de estas firmas también aprovecharon la caída de los precios de los bonos de la AEE a causa de la pandemia del COVID-19. Desde marzo hasta diciembre de 2020 los precios de los bonos de la AEE cayeron, en promedio, de 76 a 54 centavos por cada dólar. Tres de estas firmas, BlackRock, GoldenTree y Nuveen, compraron alrededor de $138 millones de bonos de la AEE durante este periodo. Dicho de otra forma, mientras el pueblo sufría las cuarentenas y los toques de queda, estas firmas multimillonarias aprovecharon la crisis sanitaria e invirtieron millones con la expectativa de obtener cuantiosas ganancias a costa de las facturas de luz del país.


Del nuevo Grupo Ad Hoc de la AEE resalta su anuncio como tenedores de bonos o su constitución tardía, el 11 de septiembre del 2023, es decir, después de que la Junta radicó su 3ra Enmienda al PAD. Aunque sabemos la fecha de la formación de este grupo y tenemos su primer informe, es menester destacar que desconocemos cuándo exactamente comenzaron a invertir en bonos de la AEE. Sin embargo, al examinar el desarrollo de los precios de los bonos se observa que a partir de finales de junio de 2023, cuando la jueza Swain decidió en contra de los bonistas, hubo una caída significativa en los precios. Estos bonos de la Serie EEE, por ejemplo, cayeron de 63 centavos por dólar a 37 centavos por dólar; incluso llegaron a venderse a 17 centavos. Los miembros de este nuevo grupo probablemente aprovecharon esta caída en los precios para invertir en los bonos y retar el PAD de la Junta con el objetivo de lograr el mayor repago posible.


En su estrategia de frenar el PAD este nuevo grupo firmó un acuerdo de colaboración para unir esfuerzos con GoldenTree y dos de las compañías de seguros que aseguran ciertos bonos de la AEE. La colaboración busca detener el nuevo PAD y hacer un frente común para negociar un pago mucho mayor con la Junta.


V. Quiénes son los fondos buitre que quieren aumentar la luz en Puerto Rico

  1. BlackRock Financial Management

Oficinas centrales de BlackRock en Nueva York


Uno de los miembros del Grupo Ad Hoc de la AEE de Miembros Mayoritarios es BlackRock, Inc., catalogado como el gestor de fondos de inversión más grande del mundo. Según el último informe financiero del Grupo, BlackRock posee $736 millones en bonos de la AEE, aumentando en 37.6 millones sus inversiones luego de la presentación del último PAD donde logró negociar un acuerdo con la Junta. Un reportaje de Al-Jazeera informó que BlackRock alcanzó los $10 trillones de activos bajo administración en enero de 2022.


BlackRock es reconocido internacionalmente por sus prácticas agresivas para generar ganancias de sus inversiones aunque tales acciones sean detrimentales para la población local. En España, por ejemplo, han habido múltiples denuncias de desahucios pues BlackRock adquirió cientos de viviendas rentadas, aumentó significativamente las rentas y comenzó a desahuciar a aquellos inquilinos que no podían pagar la nueva renta. Un estudio publicado en una revista del Departamento de Vivienda Federal demostró que, para cualquier zona metropolitana, las tasas de desahucios en aquellas viviendas de renta que controlan grandes corporaciones, como BlackRock, son mucho mayores que los desahucios de viviendas que controlan otro tipo de dueños, como propietarios individuales o landlords corporativos.


BlackRock fue parte de la reestructuración de la deuda del gobierno central de Puerto Rico, en donde llegó a invertir hasta $457 millones. BlackRock también resalta como uno de los fondos que más se aprovechó de la pandemia del COVID-19 para invertir en deuda de Puerto Rico. Mientras el país sufría toques de queda y cierres de comercio, lo que provocó el desplome de los precios de los bonos del gobierno, BlackRock adquirió alrededor de $83 millones en bonos del gobierno central y $6.3 millones en bonos de la AEE.


Su modus operandi en Puerto Rico resuena con el que adoptó en otros países enfrentando crisis de deuda pública, como Argentina. Allí fueron uno de los promotores más activos de medidas de austeridad para el país: a principios del 2020, BlackRock poseía cerca de $2 mil millones en bonos argentinos y presentó la mayor resistencia a los acuerdos de reestructuración que propuso el gobierno argentino. Tras la reestructuración de la deuda argentina en 2020, BlackRock retuvo el 5.67% de las acciones de la corporación petrolera estatal, YPF.


El CEO de BlackRock es Laurence Douglas Fink, mejor conocido como Larry Fink, quien cofundó la empresa en 1988. Según la revista Forbes, las riquezas de Fink tienen un valor neto de mil millones de dólares.


Fink es miembro de las juntas de síndicos del Museo de Arte Moderno de la ciudad de Nueva York (MoMa), y de la Universidad de Nueva York (NYU). También forma parte de la Junta Directiva del World Economic Forum, un 'think-tank' corporativo que organiza reuniones sumamente opulentas una vez al año en Davos, Suiza, y atrae los máximos representantes del sector privado y de gobiernos.

Desde el 2017, Fink y su empresa multi-trillonaria se han presentado como uno de los proponentes más vocales del modelo de inversión 'Environmental, Social, Governance' (ESG), cuyo fin es que el sector financiero invierta en compañías 'con conciencia ambiental y social'. En práctica, sin embargo, BlackRock se ha mantenido firme en su inversión en compañías petroleras y emisoras de CO2. Para febrero del 2023, la empresa era dueña de $526 millones en bonos de varias compañías de carbón, petróleo y gas. Así, BlackRock se ha distanciado del movimiento de ESG –movimiento que ha enfrentado las más severas críticas y sanciones de figuras como el gobernador republicano de la Florida, Ron De Santis– dejando claro que seguirá invirtiendo en compañías petroleras.


2. GoldenTree Asset Management


GoldenTree se especializa en comprar instrumentos de deuda de economías frágiles y ha sido uno de los fondos buitre más agresivos en su búsqueda por lucrarse de la crisis en Puerto Rico. Según el último informe financiero del Grupo, GoldenTree posee mil millones en bonos de la AEE. GoldenTree ha participado de casi todas las reestructuraciones de deuda de Puerto Rico. Tal fue el caso de la reestructuración de COFINA, en donde el Public Accountability Initiative (LittleSis) estimó que obtuvieron $278 millones en ganancias con sus inversiones en bonos senior, mientras que se estima en $159 millones sus ganancias en inversiones en bonos efectuadas justo después de la destrucción que trajo el paso del huracán María, aprovechando el colapso de los precios de los bonos subordinados.


Estas ganancias fueron posibles gracias a la confirmación del PAD de COFINA impulsado por la Junta. GoldenTree también fue partícipe de la reestructuración de la deuda del gobierno central, en donde su inversión máxima llegó a ser de $776 millones en bonos (Exhibit H). GoldenTree también es el bonista principal de la Compañía de Fomento Industrial (PRIDCO), donde recientemente se anunció un acuerdo de reestructuración.


Este mismo modelo de negocio –el de lucrarse ante una crisis– lo ha implementado en EEUU y en el resto del mundo. En julio de 2022 se reveló que GoldenTree invertía en bonos de empresas y municipios estadounidenses, apostando a que saldrían ganando si el país entraba en una recesión. No solo aprovechan las crisis financieras, sino también las crisis ambientales y de salud.


Por ejemplo, GoldenTree fue de los inversionistas principales de una manufacturera de opioides en Irlanda, que quebró en 2022 tras enfrentar 3,100 demandas relacionadas a sus productos opioides. Tras su quiebra, la farmacéutica entregó control de todos sus activos por $6 mil millones a sus acreedores senior, entre ellos GoldenTree, quienes a su vez acordaron un remedio monetario de tan solo $119 millones para los demandantes, víctimas de la epidemia de opioides.


En Canadá, GoldenTree ayudó a liquidar uno de los conglomerados mediáticos más grandes del país, poco después de la recesión del 2008-2009. En el proceso, esquivaron leyes nacionales y aseguraron ganancias de un 135%. En marzo de este año divisaron un esquema donde acumularon $100 millones en ganancias luego de que el gobierno de Suiza gastara $10 mil millones para rescatar al banco Credit Suisse y evitara su colapso total.

GoldenTree fue fundada en el 2000 por Steven Andrew Tananbaum, quien es managing partner y Chief Investment Officer (CIO) de la firma.


Según un informe radicado en la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos (SEC, por sus siglas en inglés), Tananbaum es dueño de entre 25% y 50% de GoldenTree. El mismo informe menciona que la firma posee alrededor de $49 mil millones en activos bajo su administración.


Tananbaum es miembro de la junta de síndicos del Museo de Arte Moderno de la ciudad de Nueva York (MoMa), junta en donde coincide con Larry Fink, CEO de BlackRock. Han habido protestas exigiendo su renuncia. En el 2013 Tenenbaum y su esposa compraron un apartamento de 14 habitaciones en la ciudad de Nueva York por $23 millones. La cuota de mantenimiento del edificio donde se ubica el apartamento es de $17,500. Tenenbaum, además, es un coleccionista de arte y en el 2018 compró dos esculturas por $10.9 millones.

Desde el 2007, Tananbaum también es miembro del Council of Foreign Relations (Consejo de Relaciones Internacionales), un 'think tank' elite respaldado por Wall Street y con suma influencia en las relaciones externas de los Estados Unidos. Tananbaum auspicia una beca que ofrece el Consejo, cuyo propósito es reclutar académicos que aseguren "que la economía internacional sea un punto de enfoque del Consejo a perpetuidad."


Al igual que BlackRock, GoldenTree invierte en empresas petroleras que contribuyen al calentamiento global. En 2020, GoldenTree era un acreedor principal de una productora de petróleo, Denbury Resources, Inc., que quebró ese mismo año. GoldenTree aprovechó esta quiebra para comprar gran parte de sus activos y consiguió un puesto en su junta de directores.


Denbury (controlada en parte por GoldenTree) fue una de las compañías petroleras que cabildeó en contra del Inflation Reduction Act (IRA) del 2022 de la administración Biden. Esto porque la ley incluye disposiciones que buscan recortar sustancialmente la emisión de CO2 a nivel global. Irónicamente, ahora Denbury, junto a otras compañías petroleras, invierte en proyectos que les permita beneficiarse de los subsidios y créditos contributivos que ofrece al IRA para empresas que reduzcan su emisión de CO2.


Como si todo esto fuera poco, en el 2020 GoldenTree fue demandado despidió a su entonces Chief Operating Officer (COO), William Christian, tras revelarse que este creaba un ambiente laboral hostil y acosaba sexualmente a sus empleados/as. Tenenbaum y Christian se conocen desde los 1990s, cuando trabajaron juntos como gestores de activos financieros en MacKay Shields, otra empresa de bonistas discutida más adelante en este informe. Luego de fundar GoldenTree en el 2000, Tananbaum trajo a Christin como chief operating officer desde el 2006.


3. Goldman Sachs Asset Management LP


Goldman Sachs es uno de los bancos de inversión más reconocidos a nivel mundial. Fundado en 1869, el banco posee alrededor de $2 trillones en activos financieros bajo su administración globalmente.


Goldman Sachs fue uno de los actores principales de la crisis financiera de Wall Street de 2007-2008 ya que el banco se dedicó a revender miles de millones de dólares en hipotecas de alto riesgo que eventualmente conllevaron al colapso del mercado hipotecario. La magnitud de la crisis fue tal que Goldman Sachs enfrentó la posibilidad de quebrar. Sin embargo, el gobierno federal de Estados Unidos evitó el colapso del banco con un rescate al sistema financiero (bailout), otorgándole $10 mil millones como parte del Troubled Asset Relief Program (TARP) del 2008. En el 2016, luego de investigaciones lideradas por el Departamento de Justicia Federal, Goldman acordó pagar más de $5 mil millones en penalidades por su rol en la crisis financiera del 2007-2008.

David Solomon, CEO de Goldman Sachs (fuente imagen)


Al CEO de Goldman Sachs, David Solomon, se le conoce públicamente por llevar una actitud irrespetuosa e irreverente ante temas sociales y ambientales. Luego de dar una charla en una universidad en Estados Unidos este año, un grupo de estudiantes escribió una carta pública alegando que sus palabras durante el evento fueron "racistas y misógenas": según los estudiantes, al ser cuestionado sobre las inversiones de Goldman en empresas petroleras, Solomon "se rió y nos dijo que él estaría muerto en treinta años, así que el cambio climático no sería su problema." Oficiales del banco allegados a Solomon han comentado que su comportamiento es intolerable, y su antecesor director ejecutivo reportó que Solomon utiliza el jet privado de la compañía para ir a festivales musicales, donde se presenta como DJ bajo el nombre 'DJ D-SOL', en vez de pasar tiempo en su trabajo.


Al igual que BlackRock, Goldman Sachs ha estado involucrado en varias crisis de deuda soberana alrededor del mundo. En la crisis de deuda de Grecia, el entonces CEO de Goldman Sachs, Lloyd Blankfein, en conjunto con otros empleados del banco orquestaron esquemas para ocultar la verdadera magnitud de la deuda pública del país. En el 2001, el banco organizó un préstamo secreto de $2.8 mil millones para Grecia, cobrando 600 millones de euros en el proceso. Este préstamo no resolvió los problemas fiscales del país, por lo que en 2005 Grecia tuvo que recurrir a la Unión Europea para reestructurar una deuda de más de 5 mil millones de euros.


Para ese año, el economista italiano Mario Draghi era vicepresidente para Europa de Goldman Sachs. Luego de su rol activo en las reestructuraciones de la deuda griega –país que aún no ha salido de su crisis financiera– Draghi fue nombrado presidente del Banco Central Europeo (BCE) en 2011 y ocupó el puesto hasta el 2019. Esta movida (de director de Goldman en Europa a presidente del BCE) es un claro ejemplo de las puertas giratorias y conflictos de intereses que se observan entre el sector financiero y el gobierno, como ocurrió con la reestructuración del Banco Gubernamental de Fomento en Puerto Rico.


Durante su existencia Goldman Sachs ha sido sujeto de decenas de demandas e investigaciones por entes regulatorios. En 2019 uno de los miembros de su junta de directores se declaró culpable en demandas por traficar información privilegiada. El banco también conspiró con un banco en Malasia para generar más de $200 millones en ganancias. Este escándalo de corrupción llevó a que ejecutivos del banco le redujeran el salario al CEO David Solomon por $10 millones. Este año, Goldman resolvió una demanda por discrimen de género pagando $215 millones.


Goldman Sachs ha sido un buitre activo tanto en el endeudamiento del gobierno de Puerto Rico como en el proceso de reestructuración de la deuda bajo PROMESA. Una revisión por parte de la Comisión de las emisiones de bonos del gobierno central y de las corporaciones públicas muestra que, desde 1993 hasta el 2014, Goldman Sach participó en 99 emisiones de bonos en calidad de banco suscriptor de bonos (underwriter) donde recibió jugosas pagos en comisiones.


Por más de una década el banco facilitó la venta de $21,300 millones en bonos de COFINA, con un principal de $2,500 millones y un pago de interés de $18,800 millones sometiendo al pueblo de Puerto Rico al pago de un interés de 746%. Para el 2018, el banco también era dueño de $288 millones en bonos de COFINA. Goldman Sachs, además, fue codueño, junto a Abertis, de Metropistas, empresa que desde el 2009 obtuvo la concesión de las carreteras PR-5 y PR-22 a través de una alianza público-privada. De esta manera Goldman Sachs se lucró del cobro de peajes en estas carreteras hasta el 2020, cuando el banco vendió su participación en Metropistas al fondo de inversión estadounidense Ullico.


4. Nuveen Asset Management


Nuveen es una subsidiaria del Teachers Insurance and Annuity Association of America-College Retirement Equities Fund (TIAA), una corporación conocida por manejar las pensiones de empleados de organizaciones sin fines de lucros, tales como universidades, instituciones culturales, hospitales, etc. Nuveen maneja todos los activos financieros de TIAA, valorados en más de $1.1 trillones. Además de su rol en la quiebra de la AEE, Nuveen también fue un jugador importante en la reestructuración de la Autoridad de Carreteras y Transportación (ACT), llegando a poseer $159 millones en bonos de la ACT junto a Franklin Advisers, Inc.

Nuveen, con oficinas centrales en Chicago, acompaña a BlackRock y a GoldenTree en el listado de inversionistas de la industria de combustibles fósiles. Un estudio realizado por los propios clientes de la compañía matriz, TIAA, encontró que para octubre del 2022 Nuveen tenía $78 mil millones invertidos en acciones de compañías petroleras, ocupando el cuarto puesto entre las compañías de todo el mundo con más 'bonos de carbón' en su cartera de inversiones.


Los clientes de Nuveen incluyen universidades como Harvard y hospitales como NYU Langone Health, instituciones que han cedido a retirar sus propias inversiones de la industria petrolera. Sin embargo, Nuveen, que maneja los retiros de sus empleados, continúa invirtiendo en compañías como ExxonMobil y Chevron, y tiene lazos con compañías conocidas por sus deforestaciones e ilegalidades en Brasil. Las uniones de empleados, profesores/as, y distintos representantes de estas instituciones sin fines de lucro continúan exigiendo que TIAA/Nuveen se deshaga de sus inversiones petroleras.


Además de su récord ambiental atroz, Nuveen ha sido señalada por prácticas anticompetitivas , fraude y anuncios engañosos.


Más aún, su compañía matriz, TIAA, ha sido señalada múltiples veces por incentivar a sus empleados a vender planes de retiro que no benefician a sus clientes, sino que maximizan las ganancias de la compañía. Sus propios empleados han dicho que los supervisores de TIAA endosaron un esquema de ventas fraudulento, recompensando a empleados que vendieran productos complejos y costosos, sin que estos fueran los más beneficiosos para sus clientes-pensionados. Los empleados que se negaran a adoptar este modelo de venta eran despedidos. TIAA ha enfrentado demandas de sus propios empleados por sobrecargar los planes de retiro de empleados y de clientes que alegaron no haber recibido una debida porción de las ganancias que generaron sus inversiones. La compañía se deshizo de ambos pleitos con acuerdos multimillonarios.


5. MacKay Shields LLC


MacKay Shields es una subsidiaria de New York Life Investments (NY Life), una compañía de manejo de inversiones financieras basada en Nueva Jersey, EEUU. Life maneja una cartera de inversiones que suman $674 mil millones. MacKay Shields, por su parte, se describe como una compañía 'boutique' (pequeña y especializada) de consultoría financiera, y maneja $129 mil millones en activos. MacKay es el mayor bonista del Grupo Ad Hoc de la AEE, con poco más de $586 millones en bonos. La empresa también ha sido bonista de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados.


Entre los oficiales ejecutivos de MacKay se encuentra Robert DiMella, quien funge como director ejecutivo y principal analista financiero de la empresa. DiMella tiene un historial especulando con bonos del gobierno de Puerto Rico que antecede la quiebra de la AEE. En el 2014, Reuters publicó una nota sobre las estrategias de inversiones de DiMella, celebrando su perspicacia cuando en 2012 vendió todas sus inversiones en Puerto Rico a $108 por bono, antes de que los precios de estos bajaran a $62 por bono en 2014.


La compañía matriz de MacKay Shields, NY Life Investments, ha sido sujeta a más de 15 demandas y acusaciones, particularmente por el mal manejo de los activos de sus clientes. Entre estas se destaca una demanda resuelta en marzo del 2021, donde NY Life acordó pagar $10.9 millones en compensación y penalidades por hacer que sus clientes cambiaran sus anualidades existentes a un plan que les generaba menos ingresos. En otra disputa del 2013, NY Life pagó $15 millones para resolver reclamaciones regulatorias presentadas por seis estados de los EEUU, quienes alegaron que NY Life no utilizó la base de datos de la "lista maestra de fallecidos" de la Administración del Seguro Social para confirmar que los beneficiarios recibieron el pago cuando el asegurado falleció.


6. Taconic Capital Advisors


Taconic es otro de los fondos buitre que más activos han estado en la reestructuración de la deuda del gobierno de Puerto Rico. Según el último informe financiero del Grupo, Taconic posee $110 millones en bonos de la AEE.


La firma fue aliada de GoldenTree durante la reestructuración de COFINA, en donde LittleSis estimó que obtuvo $68.5 millones en ganancias por sus inversiones en bonos senior y $42 millones en sus inversiones en bonos subordinados justo después del paso del huracán María. Durante las negociaciones para reestructurar la deuda del gobierno central, Taconic llegó a tener una inversión de hasta $261 millones en bonos. También fue un jugador importante en la reestructuración de la Autoridad de Carreteras y Transportación (ACT), donde llegó a tener una inversión máxima de $208 millones en bonos. La deuda de la ACT será pagada con aumentos anuales en los peajes.


Además de las inversiones en bonos del gobierno de Puerto Rico, Taconic también tiene otros negocios en el país. En el 2019, junto a otro fondo buitre, fundó Puerto Rico Industrial Management Solutions (PRISM). A través de PRISM compraron lo que en el momento se reportó como el complejo industrial privado más grande de Puerto Rico, con una inversión valorada en $200 millones. Fuera de Puerto Rico, Taconic ha estado envuelta en múltiples controversias laborales, enfrentando acusaciones por fomentar prácticas antisindicalistas en la industria de mantenimiento de edificios en la ciudad de Nueva York y la industria hotelera en California.


Taconic fue cofundada en 1999 por Frank Peter Brosens y posee $11 mil millones en activos bajo su administración. Brosens es principal en la empresa. Según un informe (página 125) radicado en la SEC, Brosens tiene en sus manos entre el 10% y el 25% de la firma. En el 2010, el medio de prensa Observer reportó que Brosens y su esposa compraron un apartamento en la ciudad de Nueva York por $6.25 millones. La nota menciona que el apartamento tiene un baño en mármol.


VI. Conclusión: A luchar contra los fondos buitre


Todos los fondos buitres buscan asegurar sus inversiones a costa de nuestro acceso a un servicio de electricidad estable y confiable. Como ya demostramos, ninguno de los dos grupos de bonistas, ni los que apoyan el plan ni los que lo rechazan, representan los mejores intereses del pueblo de Puerto Rico: ambos quieren aumentar la tarifa de luz y recortar pensiones, sin importarle el costo humano y que el sistema eléctrico de Puerto Rico se siga deteriorando.


En muchos países le han hecho frente a los fondos buitre. Actualmente, Francia, Reino Unido y Bélgica han aprobado legislación para frenar a los fondos buitre y sus actividades de especulación financiera. La legislación más completa la aprobó Bélgica, donde se impide que los especuladores obtengan más de lo que han pagado para re-comprar su deuda. Incluso si han obtenido una sentencia judicial en un tribunal extranjero sólo podrán obtener el importe que hayan pagado.


Sabiendo todo esto, no cabe más que preguntarse: ¿corresponde aumentar el costo de la luz haciendo el costo de vida en Puerto Rico más caro, provocando más cierres de negocios, desempleo y sufrimiento para pagarle a estos especuladores financieros multimillonarios? La respuesta es sencilla, la cancelación de la deuda en bonos ante la realidad económica que vive el País.



Commentaires


bottom of page